La ciudad sí es para mí

Captura de pantalla 2016-01-13 a la(s) 17.18.29

2015 fue un año de cambios. Tuvo de todo, proyectos que empiezan, trabajos que acaban y alguna que otra idea que prometía que no se acabó de concretar. También fue escenario de unas interminables obras en mi hogar, alguna que otra boda (no mía) y de muchos cumpleaños de los de la quinta del 85. El número de días con resaca ascendió aproximadamente a quinientos veintipico.

Después de algo así como año y medio escribiendo para la revista Playground, eso se acabó. Tras un par de meses de sana rascada genital me incorporé al equipo del FAD Barcelona para coordinar una exposición retrospectiva del City to City, un premio internacional que la entidad lleva otorgando desde 2008 a proyectos de mejora de la vida en las ciudades. En 2015 el FAD quería darle un vuelco al premio y para ello decidieron hacer una exposición diferente a todo lo que habían montado hasta entonces.

El proyecto, al que entré un poco de rebote, acabó convirtiéndose en una experiencia muy divertida y sobre todo instructiva en muchos sentidos: no sólo en términos de qué significa montar una exposición, cosa que no había hecho nunca, o de trabajar con un montón de gente distinta en ese contexto, sino sobre todo porque tuve la oportunidad de conocer un poco mejor cómo funcionan las políticas de control del espacio público en Barcelona, y reflexionar en torno a la manera en la que estamos manejando la vida cotidiana en la ciudad.

No me extenderé mucho en esta materia, si queréis saber más sobre todas estas cosas que explico podéis ir a la web del premio. Sólo diré que a lo largo de estos meses de encontronazos, burocracia, creatividad y charlas con gente diversa de lo más interesante, salí convencido de que si hay algo que quiera hacer es seguir indagando en las maneras en cómo vivimos y organizamos nuestra vida en la ciudad. No desde el punto de vista del estudioso que todo lo basa en datos y bibliografía, sino desde la humilde pasión del caminante y desde el convencimiento de que si no damos con otra manera de vivir, las ciudades que amamos se nos morirán en las manos.

En 2016 continuamos con el City to City, con una convocatoria de premio que estará abierta hasta abril, y actividades que preparamos para ir haciendo a lo largo del año. Espero poder seguir conociendo gente estupenda y contribuyendo con mi grano de arena a que Barcelona sea cada día un lugar un poco más vivible.

En parte por eso también he decidido hacer algo que no hubiera imaginado jamás que acabaría haciendo: montarme un canal de Youtube. Se llama Mutaciones del Fantasma y en él voy a intentar explorar algunas cuestiones que siempre me han interesado en torno a las ciudades, desde la perspectiva de su presencia en el cine y el audiovisual. Me apasiona meterme a investigar en esa intersección entre la ciudad y la pantalla, las maneras en las que representamos nuestra vida cotidiana y cómo se relacionan con nuestra vida real. Todo siempre hecho desde el amor, la broma y con ganas de tocar un poco las narices a nuestro querido establishment mediático y político.

Si queréis echarle un ojo, no tenéis más que seguir este link. Y no olvidéis comentar, tanto si os gusta como si lo encontráis abominable. Tengo intención de seguir colgando vídeos en él, así que toda sugerencia o amenaza de muerte se agradece.

Feliz año a todos, y a seguir bien.