Ser un “hater”

A veces digo cosas que no debo decir. Exabruptos que llaman la atención, en tonos inapropiados. A veces hablo sin medir las palabras y a menudo aireo mis odios a los cuatro vientos. O soy crítico con ciertas cosas muy abiertamente, sin que medie mesura alguna, sin pensar en dónde, cómo, cuando, o a quien le digo las cosas. Será porque soy maño, o porque en mi casa me criaron sin demasiados filtros, pero con treinta y un añazos todavía no sé demasiado de protocolos o maneras. Tampoco sé si hay una manera “correcta” de expresarse, en oposición a una forma “errónea”.

Lo que sí es que hay formas de odiar, hay lugares desde los que dirigir y expresar la crítica. Y que la distancia entre quien desde una posición de poder, es decir, quien ejerce crítica y escarnio sobre otro por ser negro, homosexual, ateo, mujer, de izquierdas, pobre, inmigrante o miembro de cualquier otro grupo social oprimido, y quien odia desde los márgenes, desde la posición del débil, y dirige su crítica hacia arriba, a las instituciones de poder o a los órdenes sociales privilegiados, es abismal. Aunque se haya popularizado el decir que “ni de izquierdas ni de derechas”, que “los extremos se tocan”, y que día sí y día no nos tengamos que comer monsergas moralistas desde los púlpitos bienpensantes, la supuesta ecuanimidad de extremo centro no nos lleva a ningún lado y es dañina, porque tiende a patologizar todas aquellas maneras de pensar que no encajan con ella. Como por ejemplo, ahora se está patologizando a los activistas por el decrecimiento turístico diciendo que sufren un síndrome ficticio conocido como “turismofobia”. Este tipo de neolengua resulta ser, a grandes rasgos, una simple ficción que nos mantiene en un perpetuo estado de parálisis.

No puede ser que a la primera de cambio condenemos a cualquiera que discrepa de ser “un trol”, o ser “un hater”. Es cierto que hay gente suelta por ahí que sólo quiere ver el mundo arder, como decían en “El Caballero Oscuro”. Pero más cierto aún es que, en la lucha por las ideas no podemos sacudirnos el debate de encima a la primera de cambio como si fuera una mera capa de polvo o una molestia. Hay muchas maneras de disentir y criticar, muchas maneras de poner en cuestión las formas en la que nos organizamos socialmente. Y sí que creo que unas son más legítimas que otras y que su legitimidad depende del lugar desde el que estén enunciadas. De las relaciones de poder que ponen en juego. Del orden al que desafían o el orden que apuntalan. La rabia de un mosso al reventarle un ojo a un activista no es la misma que la del punk que tira abajo una puerta para crear un centro social en un edificio abandonado. La rabia de una preferentista estafada no es la misma que la de un “provida” a la puerta de una clínica abortista. Un escrache es lo contrario a una manifestación neonazi. Y nuestra tendencia a la risita nerviosa y a desviar la conversación cada vez que alguien dice algo “que no toca” es sólo muestra de lo incómodos que nos hace sentir cualquier cosa, por pequeña que sea, que desafía nuestra cada vez más limitada cosmovisión.

Para acabar, un conciso mensaje dirigido a los que cada día os inventáis chorradas nuevas para criminalizar la disidencia desde medios y poltronas:

 

La Barcelona antipática

Barcelona es una, pero son muchas. Cientos, miles de riachuelos que confluyen y dan forma a la ciudad. Aún así, Barcelona ha sido durante demasiado tiempo narrada desde lo oficial. Quizás desde siempre, pero en especial desde la llegada de aquellos Juegos Olímpicos que barrieron de un plumazo ya no la disidencia, que por suerte siempre ha estado ahí, sino la posibilidad de diálogo entre bandos, entre cosmovisiones. La ciudad diversa pasó a ser paranoica. O estás con nosotros o contra nosotros. Aplastadas otras voces bajo el peso de la Institución y de los medios afines. Mientras tanto, Javier Pérez Andújar se iba convirtiendo a través de sus textos en parte de la memoria perenne de los barrios y la clase obrera, entroncando con una tradición en la que podríamos encajar a Juan Marsé o Montalbán o Pepe Ribas o tantos otros y otras que ni siquiera publicaban libros sino que hacían sus cosas. Cada cual a lo suyo y Rubianes en la de todos.

Una memoria que, me cuesta adivinar por qué, causa un rechazo visceral en una parte de la población barcelonesa. Incluso catalana, me atrevería a decir. Los que hoy en día reclaman la independencia para un Estado que a mí me da que sólo existe, puro, prístino y en constante estado de autodefensa (de nuevo la paranoia), en un imaginario colectivo que a estas alturas dista mucho (si es que alguna vez estuvo cerca) de la realidad de una ciudad que sigue acogiendo identidades múltiples, algunas visibles, otras subterráneas. La idea que movía el pregón alternativo de Toni Albà y compañía bebe todavía de los agravios borbónicos de 1714, una narración épica de paripé ideada por una burguesía que ni siquiera se manchó las manos en aquel asedio. Entonces fueron los de a pie los que defendieron la ciudad hasta sus últimas consecuencias. Pero como de costumbre otros los que se atribuyeron el mérito. Y hoy estos mismos “botiflers” apoyan un discurso cretínamente paródico que pretende ridiculizar la voz de los miles de ciudadanos humildes de la ciudad, con sus humildes sueños de vivir bien y quizás echarse unas cervezas con los amigos de vez en cuando.

Que conste que no soy partidario de la hagiografía del obrero. Que sé que en todas partes cuecen habas. Que el venir de hogar humilde no te hace un santo ni honrado ni bueno por defecto. Pero también sé que una de las principales reglas del humor es que el bufón siempre tiene que burlarse de los poderosos. Incluso aunque se juegue el cuello. Lanzar cuatro pullas a “los comunes”, con el apoyo de los grandes medios y los amigos del poder convergente al lado, menospreciando de paso a uno de los autores más lúcidos, sensibles, humildes y por encima de todo simpáticos, que existen hoy en todo el Estado, escriba en castellano, catalán, sueco o suajili, no tiene nada de valiente. Es más, despierta en mí el más absoluto rechazo por ser humor de brocha gorda y alumno pelota. Porque además parece que  contra lo que cargan sea eso, la simpatía de bar y kiosko y chascarrillo de Andújar. Contra el tipo que va en autobús y come bocadillos y lee tebeos y lo reivindica con gracia porque si no, ¿qué le queda?. Ni siquiera poder reirse de su vida perra, en un momento que debería unirnos a todos en sana fiesta pantagruélica como es La Mercé, porque estamos destinados a ser una gran nación y cualquier otro discurso que nos baje de ahí es arrastrado, charnego, borbonita.

Yo no soy barcelonés, pero llevo suficiente tiempo en esta ciudad como para haberme encontrado esta actitud demasiadas veces. Y empiezo a pensar que es la misma que detesta toda salida de tono. Todo renglón torcido. Toda broma de mal gusto, porque el buen y mal gusto lo deciden ellos, las clases dominantes del “Upper Diagonal”, y permea, como ríos de mala baba y humor siniestro, por el subsuelo y las rambletas de la ciudad, hasta los barrios que quedan por debajo, es decir, todos. Y entonces empezamos a molestarnos por cualquier cosa, y cerramos bares y no dejamos que los músicos hagan su trabajo, y el espacio público es cada vez más estado policial y ponemos pinchos en los bordillos para que la gente no pueda sentarse y detestamos al pobre porque algo habrá hecho, y al pregonero porque levanta el puño con una sonrisa. Porque no nos gusta la gente distinta a nosotros, que hace cosas que no entendemos, o sea, todos los demás. Todos aquellos que no lleven corbata, u hojas de ruta, o permisos policiales o casaca y pelucón. Todo aquel que se ría del poder, es decir, que esté vivo.

Están haciendo que nos odiemos entre nosotros, ¿o no lo veis?

Pero por suerte Barcelona son muchas Barcelonas. Como lo es toda aquella ciudad que se precie de serlo. Y dan igual sus enfados y bravatas porque la diversidad siempre va a estar ahí mientras haya dos personas en pie frente a frente para poder mirarse a la cara. Como yo pongo estos dos vídeos uno frente al otro, para que cada cual juzgue lo que mejor le parezca.

Yo mientras tanto voy a ver si encuentro la manera de ser un poco más impuro hoy que ayer, pero menos que mañana.

Y que se metan sus casacas por el culo.

 

El blues de las banderas muertas

Desde que éramos pequeños, e íbamos a la escuela, el verano siempre ha tenido algo de espacio fronterizo. De limbo. Entonces, la llegada del verano significaba el fin de las clases, un vacío que rellenar a tu gusto, y el inicio de un nuevo año escolar. Eran viajes y nuevas experiencias. Dejar atrás una ciudad que se quedaba vacía y a unos amigos a los que no sabías si ibas a reconocer cuando volvieran de unas vacaciones que parecían eternas. Los días que no acababan nunca, las pelis baratas en la televisión y las noches en las que costaba dormir si no era amorrado a un ventilador. Ya en aquellos días empezabas a entender que en verano el tiempo se dilata, los ritmos de la vida funcionan de otra manera. Y llegabas a intuir que en algunos momentos, esa travesía pesada por el desierto de un agosto en la ciudad podía resultar tediosa, angustiosa incluso. Pero también sabías que cuando llegara septiembre y volvieras a clase, tendrías una sensación inequívoca de nuevo comienzo. Y pim pam.

Nunca he echado mucho de menos mi infancia ni adolescencia. Pero a veces me gustaría volver a poder sentir ese vértigo de la vuelta a clase. Esa sensación de verano como un territorio inexplorado, con sus descubrimientos felices y sus temores asociados, terribles pero excitantes. Porque sí, en muchos sentidos, con los años los veranos han seguido siendo para mí momentos de cambio. Incluso cuando ya hace muchos julios que dejé de estudiar. Pero lo cierto es que estos momentos de brusca transición se han ido volviendo más y más complejos, agotadores y en ocasiones hasta me han llevado por territorios en los que no me ha gustado mucho adentrarme.

Por suerte, para afrontar este tipo de situaciones complicadas, confusas, o de metamorfosis, siempre he podido volcarme en cualquier tipo de actividad creativa. Hacer vídeos, dibujar o escribir algo de poesía barata para vomitar lo que te remueve las tripas. Sin ningún objetivo, sin que nadie te vea. Pero por el placer y la necesidad de sacarte el engrudo de dentro.

La mayor parte de las cosas que hago, al menos aquellas que surgen de mi iniciativa personal, siempre tienen que ver, en mayor o menor medida, con descifrar algún aspecto de lo que me rodea. O simplemente, con dejar constancia.

En el verano de 2012, por circunstancias personales y laborales, viví uno de esos periodos veraniegos transformadores. Entonces hice una pieza a la que llamé Verano de Rescates. Era la época en la que el PP se había propuesto transformar nuestro país en el cortijo neoliberal que es hoy, a razón de un decreto-ley cada viernes, y todo el mundo hablaba de la prima de riesgo sin saber muy bien de qué iba la cosa. Mientras tanto yo, después de unos meses un tanto turbulentos, viví con gente que me dio mucha paz en un lugar que, pese al tráfico que nos acosaba a todas horas, estaba lleno de luz y parecía a veces el centro del universo. El ojo del huracán. Nada nos afectaba. Además aproveché el verano para verme Twin Peaks, y conecté mucho con el zumbado del Agente Cooper y su manera zen de afrontar los problemas.

Conclusión: aquel vídeo, que os he dejado justo aquí arriba, está recorrido por una corriente subterránea de calma, y una sensación de estar describiendo un sueño plácido. Un refugio frente al mundo violento de afuera.

Pero de nuevo han pasado los años. Es 2016. La crisis sigue sobre nosotros y en muchos sentidos no ha hecho más que profundizarse. Barcelona y sus habitantes resistimos como buenamente podemos. Muchas cosas han cambiado en mi vida. Pero hete aquí que de nuevo, sin casi anticiparlo, me veo de pronto afrontando de nuevo un periodo de transformación. Y éste, para que engañarnos, ha golpeado fuerte y de forma bastante más dolorosa. Que no es para tanto, seguro. Que el mundo está muy mal. Pues claro. Pero aquí hay que hacer un ejercicio de honestidad. Si el vídeo que he acabado haciendo (que os he dejado arriba del todo) es áspero, y tiene el medidor emocional subido al 11, es porque he intentado explicar de la forma más directa, sin apenas filtros, cómo me he sentido durante estos dos meses y pico de verano a través del yermo de Barcelona.

Por eso está todo grabado con el móvil, sin planificación alguna. Por eso, aunque sé que no tengo la mejor voz del mundo, soy yo quien habla. También, aunque es la primera vez que grabo algo parecido a una pieza musical, he sido yo quien ha hecho todo el apartado sonoro. Porque esto es una especie de exorcismo, más que algo premeditado. Y tenía que hacerlo yo de arriba abajo y sin barreras. Una salida para el momento en que todo salta por los aires y te toca ir recogiendo los pedazos poco a poco. Sin dramas, pero con una pena que se te ha quedado metida en el cuerpo.

Y que no me digan a mí que sentirte en el pozo de vez en cuando es sólo para adolescentes. Si tenéis el espíritu muerto, chavalada, no es mi problema.

Más allá de toda la cháchara emo, Verano de Vigilias bebe de muchas otras fuentes: la cantidad de películas de terror que he visto en los últimos meses, la música de bandas doom como Earth u Orthodox, unas cuantas noches sin dormir, o la canción que en realidad lo inició todo, el Dead Flag Blues de GY!BE, cuyo texto me he permitido traducir y que he ido intercalándo con otro monólogo. Al final de todo os dejo la letra, para que, si os apetece, encajéis las piezas del puzzle.

Y ahora, a ver el vídeo y disfrutarlo. Que al menos los malos momentos sirvan para algo.

“The car’s on fire and there’s no driver at the wheel

and the sewers are all muddied with a thousand lonely suicides
and a dark wind blows.

The government is corrupt
and we’re on so many drugs
with the radio on and the curtains drawn.

We’re trapped in the belly of this horrible machine
and the machine is bleeding to death.

The sun has fallen down
and the billboards are all leering
and the flags are all dead at the top of their poles.

It went like this:

The buildings tumbled in on themselves
mothers clutching babies picked through the rubble
and pulled out their hair.

The skyline was beautiful on fire
all twisted metal stretching upwards
everything washed in a thin orange haze.

I said: “kiss me, you’re beautiful –
these are truly the last days”

You grabbed my hand and we fell into it
like a daydream or a fever.

We woke up one morning and fell a little further down –
for sure it’s the valley of death.

I open up my wallet
and it’s full of blood.”

Del voto y otras hierbas

CFj_GZIW8AAwYRz

Equipo de comunicación de Barcelona En Comú en la noche del debate final entre alcaldables de Barcelona 21/05/15

El 24 de mayo de 2015 será una fecha que muchos de nosotros vamos a recordar intensamente. La primera vez que muchos votaremos en unas municipales con ilusión verdadera, con incertidumbre, con un nudo en el estómago. Con el vértigo de la duda y la esperanza y un brillo raro en los ojos. Mirándonos unos a otros en los colegios electorales y las calles como nunca antes habíamos hecho. Con complicidad y una sonrisa que lucha por escaparse de los labios.

Estas elecciones serán el verdadero primer paso serio que muchos vivimos desde que en 2011 las plazas estallaran. En mi vida, en las vidas de tantos, han pasado demasiadas cosas en estos cuatro años como para resumirlas en un párrafo. Pero digamos que ha habido desconcierto e ilusión, ha habido miedo y rabia, ha habido ideas y conversaciones y gritos y lágrimas y sobre todo proyectos. Vitales, de los que importan. De los que se podrían llamar, citando a Nacho Vegas, una “resituación”.

Para muchos y muchas de nosotros, esos proyectos han pasado necesariamente por la politización de la vida y la ruptura con ciertas ideas hegemónicas. Por el descubrimiento de “lo común”, del “otro”, de todas las opciones vitales que los medios, el aparato estatal y la educación tradicional nos habían negado. De las que nosotros mismos, muchas veces sin querer, nos habíamos ido alejando. Y en ese proceso de involucrarse con otras formas de vida, de reivindicar derechos, de “devenir nosotros”, hemos elegido muchos caminos distintos. Desde los proyectos libertarios al activismo de barrio, las intervenciones artísticas, el cooperativismo, la protesta, la resistencia, la okupación… Hasta la lucha por recuperar unas instituciones que muchos veíamos secuestradas por poderes ajenos al bien general.

Este domingo será la primera y muy importante prueba de fuego para los que tomaron ese último camino y llevan mucho tiempo trabajando en sus proyectos políticos, pero también para una ciudadanía que en buena medida todavía vive en un magma de expectación, miedo, resignación, negación, desconfianza, necesidad, furia y urgencia. Lo viejo y lo nuevo conviven, dan forma a nuevas criaturas, y a veces también a monstruos.

voto

Pase lo que pase, las reglas del juego ya están cambiando mientras escribo esto. No tiene que ver sólo con el resultado de estas elecciones, sino más bien con la manera en la que estamos viviéndolas (y practicándolas) como sociedad, como ciudad, como vecinos. Como además quiero ver a dónde nos llevará todo esto, iré a votar. Podría parecer lógico, ya que he estado involucrado activamente en una de esas nuevas candidaturas municipalistas. Pero es a la vez raro para mí, ya que mis posiciones políticas personales no pasan necesariamente por la institución. Y lo más raro de todo es que votaré contento. Orgulloso.

No me he convertido de pronto en un fundamentalista del sistema electoral. Creo que hay cantidad de brechas y espacios de actividad política que desarrollar cada día que no tienen nada que ver con lo que conocemos como “democracia”, una experiencia muy incompleta. Además ha habido parte de la vivencia de campaña que se me ha hecho muy cuesta arriba, sobre todo la parte que tiene que ver con la manipulación de los medios y las opiniones en redes sociales. Pero sí que tengo la ilusión de que este largo proceso conduzca a un primer hito importante. De que empiece el deshielo.

Me cuesta mucho imaginar cómo habrán vivido todos estos últimos meses, y en especial las últimas semanas de campaña todos aquellos amigos, familiares, conocidos o gente a la que me cruzo por la calle, que normalmente no están muy involucrados en temas políticos. La percepción que da vivir algo de cerca hace difícil la perspectiva. Pero sé que habrá por ahí mucha gente que, por convicción, por desidia, por desánimo, por resignación, por no haberse podido decidir o como forma de protesta, se debate todavía entre el votar o no y que no tiene nada claro qué hará el domingo.

En un sistema democrático, y aunque a veces pese, cualquier opción de voto o de abstención ha de ser radicalmente respetada. Por eso yo no diría nada al respecto si no pensara que realmente hay razones para hacerlo. Que estas no son unas elecciones cualquiera. Y que hay motivos para levantarse del sofá e ir a votar. Al menos yo los tengo, y quiero compartirlos.

postales2Porque las ciudades son el campo de batalla político del siglo XXI. Los entornos urbanos acumulan riqueza, diversidad e ideas. Son el epicentro de las tensiones y las desigualdades más grandes, pero también, como lo han sido siempre, de todas las formas de innovación social que tengamos que inventar sobre la base de lo que ya existe. Quiero formar parte del tejido vibrante y complejo que da forma a la ciudad. Quiero reclamar para nosotros un entorno urbano que se nos lleva años escamoteando. Eso se hace día a día, en los barrios y las calles, pero también tomando unas instituciones urbanas que se pensaron (y lucharon) en común pero se han gestionado prácticamente siempre en petit comité. La democracia urbana está por llegar todavía, y está en nuestras manos que sea una realidad.

Por toda la gente a la que, como a mí, le gustaría instalarse en un barrio, echar raíces, procurar a los que vendrán un entorno digno, una vida vivible. Hay que acabar con la idea de que sólo votamos por nosotros mismos, de que cualquier manifestación política sólo va dirigida a nuestro propio bienestar. Ni la dignidad ni la libertad son bienes individuales. Nuestra libertad no acaba donde empieza la de otros. Es un bien común que hay proteger entre todos. El lema libertario “si tocan a una nos tocan a todas” sintetiza esta idea. Y las instituciones que ahora mismo nos oprimen llevan ya demasiados años tocándonos (la dignidad y las narices). Por eso tenemos que defender en común esa libertad, eligiendo representantes que simpaticen con nosotros y nos defiendan frente a posibles abusos, en lugar de ser ellos los que abusan.

Porque esas instituciones que están por encima de mí me dominan, me representen o no como ciudadano y persona. Por tanto tengo que intentar, junto con mi tribu, que las armas de su dominación no me asfixien. La única manera de que eso suceda es que la institución y yo tengamos más cosas en común. Esto es, que mis representantes se parezcan más a mí, que entiendan mi posición dentro del entramando social y no me vean como un enemigo.

patossaPorque todas las luchas son simultáneas. En el tejido político-asociativo a pie de calle inquieta que la entrada en el escenario de nuevas formaciones políticas debilite el trabajo cotidiano de muchos años de los movimientos veteranos en la lucha. Es un miedo legítimo, pero tal y como yo lo veo, esto sólo ocurrirá en la medida que las formaciones políticas electas se separen de la base social, y sobre todo de que les permitamos o no separarse de ella. Una ciudad vivible es una ciudad en la que todos los procesos de cambio, los que se llevan a cabo desde la institución, los que se desarrollan en ateneos, asociaciones, calles, plazas, son la misma lucha. Si queremos conseguir resultados, tenemos que entender que, desde que Thomas Müntzer y sus campesinos gritaran “¡Todo es común!” en la revolución de 1525, sólo ha habido en realidad dos grandes tipos de lucha: la del poderoso contra el oprimido y la de quien quiere compartir contra el que quiere poseer a costa de los demás. Por eso debemos actuar en todos los frentes, abrir todos los caminos, tender todos los puentes. Hacernos fuertes en la calle y en el hemiciclo. Aprovechar cualquier grieta que se nos presente para hacer palanca. Estas elecciones son sin duda una de esas grietas.

Porque vivimos un momento excepcional, y para superar los retos que se nos vienen encima vamos a necesitar toda la ayuda y organización que podamos conseguir. Y no hablamos sólo de la imperiosa necesidad de limpiar las instituciones de corrupción, asegurar las pensiones o acabar con la precariedad laboral. Hablamos de verdaderos desafíos a nuestra soberanía popular, decretos y leyes gestados desde despachos con total opacidad, tratados negociados en secreto por entidades muy poderosas, como ese amenazador TTIP que básicamente está pensado para que Europa se rinda a las grandes corporaciones estadounidenses. Que podamos o no impedir la firma de estos acuerdos que condicionarán nuestra vida y la de las generaciones por venir puede depender en gran medida de lo que hagamos en este año de elecciones municipales, autonómicas y generales. De lo fuerte que consigamos oponernos a un poder que hasta hace bien poco nos parecía irreductible.

Porque a ese poder le interesa la abstención. Cualquier espacio de silencio les sirve a ellos para llenarlo con su discurso, a través de su tupida y omnipresente red de propaganda institucional. ¿Os acordáis de la mayoría silenciosa que tanto ha aireado el PP durante las miles de manifestaciones que han poblado el país durante su gobierno? Es la misma a la que citaba Nixon cuarenta añjuliasolans-732x1024os atrás mientras llevaba a cabo su imperialista y desastrosa guerra de Vietnam. Pero como le contestaba entonces Jerry Rubin, “¿Cómo sabe usted que esa mayoría existe, si no habla?”. No dejaré que se apropien de mi silencio y para ello usaré todas las herramientas que estén a mi alcance. Esta vez mi martillo será mi voto.

Porque todo acto político es profundamente íntimo. El discurso tecnócrata (ni de izquierdas ni de derechas, bien hecho) es una falacia. La tecnocracia es una ideología como cualquier otra, que suele utilizar el poderoso para mantenerse en el poder. No hay como un experto para desactivar el pensamiento crítico y convertir al opositor en un animal irracional. Por tanto, si dejamos la vida política en sus manos, basta con elegir al experto que más nos convenga para inclinar la balanza a nuestro favor. Por el contrario, una conexión íntima creada a través de lazos de solidaridad, empatía, trabajo mutuo, colaboración e ilusiones compartidas es algo mucho más sólido, y algo en lo que verdaderamente confío a la hora de tomar decisiones que afectan a mi comunidad. Una aproximación íntima a la política implica que no estaremos pendientes de índices de bolsa, encuestas, informes, o cualquier otra fuente de datos altamente volátil y manipulable. Significa que entendemos la política como una posición en el mundo, como una manera de relacionarnos. Que en nuestro fuero más íntimo nos estamos poniendo del lado del que sufre o del que oprime, del que no tiene o del que lo tiene todo. Que estamos tendiendo una mano, o estamos poniendo un muro. Elegir lo primero es lo que llaman “política de los cuidados”. Hoy estoy ilusionado porque confío en que hay candidaturas en todo el estado, y en mi ciudad, que comprenden que algo tan fundamental para entendernos en sociedad ya no puede ser obviado, sino que tiene que pasar a primera línea de debate.

Porque quiero reivindicar la alegría. Junto con los cuidados, otra de las ideas que se respira en las nuevas formaciones es afirmar la necesidad de construir un entorno urbano mejor, pero no con la rigidez del estadista, sino con el calor de los abrazos y la solidaridad. Y también con humor, con broma, con descaro, y usando referentes que todos manejamos en procesos que no parten de una sola persona o un gabinete sino de un colectivo que ha decidido autodeterminarse. Para eso, y para resistir las embestidas del poder constituido, hace falta mucha paciencia, mucho coraje, y muchas risas. Para crear vínculos, para poder hablar de un verdadero engranaje de convivencia que no sea impuesta sino real, para elaborar un lenguaje común. Como ya muestra la pequeña colección de carteles que ilustran estas palabras, esta campaña municipal ha llenado Madrid, Barcelona y las redes de color, de swaj, de fuegote. Y lo hemos pasado fetén. Esa ya es otra pequeña victoria.

Porque el acto político también es imaginación hecha cuerpo. La política no es sólo una gestión eficiente de recursos, sino que ante todo es una herramienta para llevar a la práctica las maneras de vivir que imaginamos. Una democracia real debería proteger esa diversidad, permitirnos idear nuevas maneras de convivir, de comunicarnos, de cuidarnos. Hoy somos muchos los que compartimos un horizonte común, porque llevamos tiempo imaginando juntos. Ahora toca llevar eso a la práctica. Lo haremos día a día, reivindicándonos allá donde vayamos, pero queremos que nuestras instituciones nos ayuden también a hacer realidad esas ideas. Y este es un camino que para muchos empieza este domingo.

¿Damos el primer paso?

Mientras os lo pensáis aquí os dejo unas cuantas canciones de guerrilla. ¡Salud!

En las batallas by Inuyt on Mixcloud

El azar desde esta altura

Captura de pantalla 2013-05-08 a las 17.49.22

No hace mucho escribí un cuento. Estaba pensado para ser un regalo de cumpleaños y de alguna manera quería que tuviera algo de autobiográfico, que en él hubiera detalles sobre el regalador y la persona regalada. Así que me puse a ello con el cuchillo en los dientes, en modo explorador, como siempre hace uno cuando se lanza a escribir. Pero como vi que la historia funcionaba y la ocasión lo merecía, me vine arriba y la cosa se me fue un poco de las manos. Al final el relato en cuestión de autobiográfico acabó teniendo más o menos poco, más allá de los cuatro apuntes que tal vez algunos detectarán aquí y allá.

Aunque estos detalles no tengan mucha importancia, creo que son indicadores del amol con el que está escrito. No era un cuento cualquiera de estos que se te salen a borbotones cuando te sientas delante del ordenador y apenas piensas mientras vas tecleando como si no hubiera mañana (bueno, no nos pasemos, que de vez en cuando uno se da un paseo por facebook, o por la nevera). En él quería describir un periodo de tiempo breve, durante el cual dos personajes se encuentran tras vivir episodios extraños, para tratar sobre todo los temas la casualidad y la imaginación, y a poder ser no hacerlo desde el punto de vista medio cursi o infantil en el que estos asuntos se suelen tratar.

Al final he acabado metiendo en él muchas cosas distintas a fuerza de reescrituras (esta que leereis es la segunda versión, después de unas cuantas correcciones y añadidos una vez el cumpleaños en cuestión pasó) y aunque no estoy seguro de haber conseguido mis objetivos iniciales, creo que ha quedado lo suficientemente apañado como para trascender el gueto del regalo particular y convertirlo en un modesto obsequio para tutti los que quieran echarle un vistazo.

Así que dicho y hecho, si os apetece leer un rato, no tenéis más que descargar el PDF. Después podéis dejar vuestros comentarios, aplausos, insultos o paquetes bomba en los comentarios de más abajo. Democracia 2.0 lo llaman.

El autor de la ilustración es Henrik Uldalen