OT: curso de colisión

Admito sin vergüenza alguna que la novena edición de OT, ese karaoke sobredimensionado, el fenómeno de masas que ha cautivado la psique colectiva de España los últimos tres meses y pico, me ha tenido enganchado al canal 24 horas durante buena parte de su recta final. Para tratar de entender las razones de mi adicción, y descifrar la fascinación que me provocó ver a unos chavales comiendo tostadas de aguacate en una casa panóptica, escribí unas líneas en la revista digital Nativa. Os dejo el enlace aquí abajo. Gracias al amigo Jordi Oliveras por su confianza, y que ustedes lo disfruten.

OT: curso de colisión

Deja un comentario